Lunes, 17 Mayo 2021

I Iglesia América

Erigen nueva diócesis en Honduras

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tegucigalpa, Honduras.- Con la venia del papa Francisco, este 27 de abril fue oficialmente erigida la Dióesis de Gracias (Lempira, Honduras) y se nombró al obispo salesiano Walter Guillén Soto como su primer obispo residencial.

Guillén, quien ya se desempeñaba como obispo auxiliar en la Arquidiócesis de Tegucigapa y atendía del Templo de la Juventud del Instituto San Miguel de la capital hondureña, fue transferido hacia la ciudad de Gracias para pastorear a los católicos de la nueva diócesis.

El proceso de creación de la citada circunsripción eclesiástica -dice el oficio de la Santa Sede- fue presentado desde el 1 de noviembre de 2017 por Darwin Rudy Andino Ramírez, obispo de Santa Rosa de Copán y llevó tres años y medio de estudio reflexivo que involucró al ordinario local, a los feligreses, el clero diocesano y al episcopado hondureño quienes expresaron con voto unánime positivo la creación de la nueva jurisdicción episcopal.

"La nueva circunscripción eclesiástica incluye los departamentos civiles de Lempira e Intibucá, con una extensión de 7 mil 351 kilómetros cuadrados y una población de 574 mil 692 habitantes, distribuidos en 45 municipios y 335 aldeas".

En la nueva diócesis habrá 21 parroquias con presencia de 28 sacerdotes, 22 religiosas de cuatro congregaciones y 15 seminaristas.

La Santa Sede también definió que la sede de la Diócesis de Gracia será la catedral de San Marcos Evangelista, un recinto construido hacia el año 1700.