Sábado, 03 Diciembre 2022

I Iglesia México

Previous Next

“Daños a inmuebles tienen remedio, Dios nos libre de odio y rencor”: arzobispo Rendón

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

México.- Decenas de inmuebles religiosos e históricos fueron blanco de extremistas fanáticos que, aprovechando la marcha contra la violencia en mujeres de México, vandalizaron recintos que además de ser espacios para la actividad religiosa de miles de fieles también son inmuebles propiedad de la nación de alto valor cultural e histórico.

Uno de los recintos religiosos más afectados fue la Catedral de Hermosillo. El arzobispo local, ruy Rendón Leal, expresó su sentir: "Los derechos de todos los seres humanos deben proclamarse y defenderse por medio de la razón y del diálogo, no por medio de la violencia. Las marchas son bienvenidas, siempre y cuando estén marcadas por el respeto y por la paz".

 

 

"Los daños causados en el inmueble son materiales y tienen remedio, no hay duda. Dios nos conceda vernos libres del odio y del rencor que se generan en el corazón", pidió Rendón.

En la ciudad de México también se vivieron momentos de tensión durante la marcha feminista. Grupos radicales agredieron a fieles que se apostaron a las afueras de la Catedral Metropolitana de México, se hicieron pintas y se arrojaron piedras; al final hubo un saldo de cuatro mujeres heridas, dos graves tras hacer explotar sobre ellas sus propias bombas molotov y petardos con los que pretendían incendiar la Catedral y un puñado de personas detenidas. 

 

 

La diócesis de Campeche, liderada por obispo Francisco González, emitió un comunicado por los hechos violentos y agresivos contra la Catedral de Campeche y contra ciudadanos que se encontraban en él:

"Es lamentable y preocupante lo anterior en un día en el que podemos resaltar la improtancia de la mujer y de su capacidad para construir la paz en nuestra sociedad", firma el comunicado.

 

 

En la Catedral de Zacatecas, a pesar de la convocatoria con intereses de vandalizar el templo, mujeres policias y mujeres ciudadanas se apostaron frente a la icónica portada de cantera rosa para resguardar el recinto histórico: 

 

 A pesar de las súplicas de las mujeres, las manifestantes arrojaron huevos al edificio. Ante estos acontecimientos de agresión a personas, el obispo local Sigifredo Noriega Barceló declaró: "Cuando de veras se quiere aportar para un cambio, se hace de otra manera, de frente y con la intención de mejorar".

"Yo lamento mucho, esa no es la forma de crecer en humanidad. El aborto nunca lo vamos aceptar, sería el suicidio de la iglesia; si la sociedad acepta como práctica común el aborto, será el suicidio de la sociedad, una incapaz de proteger a la personas desde su inicio, la concepción, no tiene futuro".

 

 A lo largo de la jornada, también se tomaron nota de pintas y destrozos en otras catedrales y templos expiatorios; sin embargo, los actos vandálicos de las marchas feministas también alcanzaron inmuebles oficiales, culturales y educativos como el Palacio Nacional en la Ciudad de México; el Teatro Juárez, en Guanajuato; o la Universidad de Guadalajara, donde una mujer impidió se destrozara la estatua del fundador Fray Antonio Alcalde y Barriga.