Sábado, 04 Abril 2020

S Santa Sede

Cuaresma no es momento de derramar moralismos inútiles: Papa Francisco

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco ha iniciado la Curaresma con una clara exhortación a los católicos del mundo, recordar que el camino de mortificación y conversión hacia la Pascua que arranca este Miércoles de Ceniza tiene como destino la ciudadanía del Cielo y que el 'pasaporte' es el amor a Dios y al prójimo.

El pontífice celebró en la Iglesia de San Anselmo en el Motne Aventino de Roma la "liturgia de las estaciones", luego hizo una procesión penitencial hacia la Basílica de Santa Sabina donde celebró misa con el rito de la bendición e imposición de las cenizas.

"El tiempo de Cuaresma es un tiempo de gracias para acoger la mirada amorosa de Dios sobre nosotros y, de esta manera, cambiar nuestras vidas. Estamos en este mundo para caminar de las cenizas a la vida", exclamó al insistir que este Miércoles de Ceniza tiene como propósito de recordar el camino de la vida a las cenizas y de las cenizas a la vida.

"La Cuaresma no es el momento para derramar moralismos inútiles sobre la gente, sino de reconocer que nuestras miserables cenizas son amadas por Dios".

Francisco aseguró que la humanidad es el "'polvo amado por Dios... el Señor ha amado recoger nuestro polvo en sus manos y soplar en ellas su aliento de vida; por ello somos polvo destinado a vivir para siempre".

En su catequesis sobre el sentido de la ceniza, el pontífice hizo hincapié que la humanidad hace dos caminos: del polvo a la vida, "porque somos tierra, arcilla, polvo que, si nos dejamos moldear por las manos de Dios, nos convertimos en una maravilla".

Pero, advirtió que, "si vivimos por las cosas del mundo, volvemos al polvo, negamos aquello que Dios ha hecho en nosotros... si vivo sólo para traer a casa un poco de dinero y divertirme, para buscar un poco de prestigio, hacer una pequeña carrera, vivo en el polvo... no estamos en el mundo para eso. Valemos mucho más, vivimos para mucho más". (Con información VaticanNews)