Sábado, 04 Abril 2020

S Santa Sede

El Nacimiento es Evangelio vivo: Francisco

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ciudad del Vaticano.- El pesebre es un Evangelio vivo en los hogares, en las escuelas, en los lugares de trabajo y de encuentro, en los hospitales, en las cárceles y en las plazas. Así lo recordó el papa Francisco en la audiencia general del tercer miércoles de Adviento donde explicó el significado del Nacimiento para las familias en el tiempo de Navidad.

Ya en las vísperas de Navidad, el Papa propuso a los fieles reflexionar cómo se preparan “para la fiesta del festejado” y recomendó que contemplen el pesebre como el modo más simple y eficaz de comprender la presencia de Jesús entre la humanidad: “es celebrar la cercanía de Dios, que se hizo hombre; un niño, que siempre ha estado cerca de su pueblo”:

“El pesebre es un Evangelio vivo, no lo olvidemos, que nos recuerda que Dios se ha hecho hombre. Es bonito detenerse delante del nacimiento y confiar al Señor las personas, las situaciones, las preocupaciones que llevamos dentro.”

Para el pontífice, el belén (o el ‘nacimiento’ para los pueblos latinoamericanos) no es sólo una estampa de Jesús, a María y José sino una estampa “donde podemos imaginar los pensamientos y los sentimientos que tenían mientras el Niño nacía en la pobreza: alegría y consternación”.

Con una mirada hacia la vida actual marcada por ritmos frenéticos, el Papa aseguró que el Nacimiento ofrece otra enseñanza de vida, una “invitación a la contemplación”, nos recuerda la importancia de detenerse ante una sociedad frenética: “nos hace dirigir nuestra mirada a Dios, que es pobre de cosas, pero rico de amor, nos invita a invertir en lo importante, no en la cantidad de bienes sino en la calidad de los afectos”.

Un Nacimiento donde María descansa

El papa Francisco compartió con los presentes sus pensamientos sobre un Nacimiento que le regalaron: “Es un pesebre especial, pequeñito, que se llamaba ‘Dejen descansar a mamá’. Estaba la Virgen adormecida y José con el Niño allí, que lo hacía dormir. Cuántos de ustedes deben dividir la noche entre marido y mujer por el niño o la niña que llora, llora, llora. Dejen descansar a mamá es la ternura de una familia, de un matrimonio… El pesebre es más que nunca actual – añade el Papa – mientras cada día se fabrican armas y tantas imágenes violentas, que entran en los ojos y en el corazón”.

“El belén es una imagen artesanal de la paz ante tanta violencia e individualismo que nos rodea. En el pesebre todos convergen en Jesús, quién es el Príncipe de la paz y donde está Jesús hay armonía, y nos dice que no estamos solos, porque Él está con nosotros, dándonos una vida nueva.”

Llamó a que los católicos recuerden lo importante de hacer un pequeño Nacimiento en casa “porque es el recuerdo de que Dios vino entre nosotros, nació de nosotros, nos acompaña en la vida, es hombre como nosotros, se hizo hombre como nosotros” y por tanto “en la vida cotidiana, ya no estamos solos… No cambia mágicamente las cosas, pero si lo acogemos, cada cosa puede cambiar” (Con información de VaticanNews.va)