Sábado, 04 Abril 2020

S Santa Sede

Católicos deben salvar a los náufragos de la indiferencia: papa Francisco

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco conminó a los cristianos del mundo a mirar y a salvar a los náufragos del frío de la indiferencia, a las personas que viven a la deriva y la desesperación. El pontífice puso como referente uno de los viajes de san Pablo de Tarso que pasó de ser una situación de desgracia y muerte "a una oportunidad para manifestar el poder salvador de Dios".

Francisco reconoció que ante las adversidades es positivo que exista quien tranquilice a los desesperados con la confianza en Dios; también refirió que, en cualquier tipo de penuria, hay quienes toman actitud de acogida y humildad ante los que padecen los riesgos más apremiantes.

"Cuando la muerte se aproxima y la desesperación invade a todos, el apóstol invervino asegurando que Dios le había revelado que no perdería a ninguno de sus compañeros de viaje... así, ese viaje pasó de ser una situación de desgracia y de muerte a una oportunidad para manifestar el poder salvador de Dios... y después del naufragio, llegaron a Malta donde fueron acogidos por sus habitantes".

"Y ésta es una ley del Evangelio: cuando un creyente experimenta la salvación no la retiene para sí mismo, sino que la pone en circulación. El bien siempre tiende a comunicarse. Toda experiencia de verdad y belleza busca por sí misma su expansión, y toda persona que vive una profunda liberación adquiere una mayor sensibilidad ante las necesidades de los demás".

Por ello pidió que los fieles que oren para que el Señor les ayude a vivir cada prueba sostenida por la energía de la fe, a ser sensibles a los numerosos náufragos de la historia que llegan a nuestras cosas exhaustos, para que también los creyentes sepan recibirlos con amor fraterno: "Esto es lo que nos salva del frío de la indiferencia y la inhumanidad".

"Los animo  a seguir el ejemplo de san Pablo para que, sostenidos por la fe – concluyó el pontífice– podamos ser sensibles ante las personas que viven en dificultad alrededor nuestro, pudiendo salir a su encuentro con amor fraterno”. (Con información VaticanNews).