Lunes, 15 Agosto 2022

I Iglesia América

Falleció 'Dom Claudio Hummes', el cardenal que inspiró el papado de Francisco

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

São Paulo, Brasil.- El cardenal Odilo Pedro Scherer, arzobispo de São Paulo (Brasil), comunicó  la noticia del fallecimiento del cardenal Cláudio Hummes (87 años), el religioso franciscano con hoja de servicio en Brasil y el Vaticano (fue prefecto para la Congregación del Clero entre 2006 y 2010) fue inspiración del cardenal Jorge Mario Bergoglio aquel cónclave de 2013 cuando eligió el nombre de 'Francisco'.

'Dom Cláudio', como lo conocían en su natal Brasil y en el Vaticano, nació en Montenegro (Porto Alegre) en 1934; ingresó a la Orden de Frailes Menores en la década de los 50 y fue nombrado obispo coadjutor en Santo André en 1975. Ese mismo año sucedió al obispo titular y en 1996 fue nombrado arzobispo de Fortaleza ; en 1998 fue trasladado a la Arquidiócesis de Sâo Paulo y en 2001 fue elevado a cardenal. Su lema episcopal fue siempre 'Omnes vos fratres' ('Todos ustedes hermanos') que fueron las palabras de san Francisco de Asís. 

Fue el papa Benedicto XVI quien le solicitó tomar las riendas de la Congregación para el Clero; participó en el cónclave de 2013 y, según relató el propio cardenal Bergoglio, en el momento en que era felicitado por Hummes en la Capilla Sixtina con las famosas palabras 'No te olvides de los pobres', fue que decidió llevar el nombre del santo de Asís, Francisco. El primer pontífice en la historia que tomó el nombre del Pobrecillo de Asís.

El cardenal Odilo Pedro Scherer, invitó en un mensaje a la gente a rezar en acción de gracias por la esforzada vida del difunto cardenal, pidiendo a Dios que lo acepte y le conceda la vida eterna. Su cuerpo, dijo Scherer, será expuesto para el velatorio en la Catedral Metropolitana de São Paulo, donde se celebrarán misas para los fieles.

El Vaticano publicó una elegía al cardenal Hummes en la que afirma: "Tenía 87 años el cardenal Hummes y un gran corazón que latía – y no hay retórica en afirmarlo – por los pobres. Los pueblos indígenas de la Amazonia, como los misioneros consagrados y laicos; los sedientos y hambrientos del Sur del mundo, como los trabajadores mal pagados o las víctimas del cambio climático. Esos pobres estuvieron en su mente todo el tiempo".

Hummes siempre mostró fidelidad y, sobre todo, amistad al papa Francisco; lo defendió de las voces que auguraban un pontificado corto y lleno de divisiones. También mostró especial predilección por la búsqueda del papa Francisco de una "Iglesia que deseaba ser pobre, para los pobres y en salida".

Hummes pidió que desde la sede de San Pedro se alzara la voz "contra la depredación de la Creación y de los pueblos amazónicos azotados por la deforestación, los proyectos depredadores y las enfermedades de la tierra y de las personas, además de los problemas pastorales".

Nacido en Montenegro, en el estado brasileño de Río Grande del Sur, en el seno de una familia de origen alemán, Auri Afonso – este es su nombre de bautismo – adoptó el nombre religioso de Cláudio una vez que ingresó en la Orden de los Hermanos Menores en 1956. Estudió filosofía en Roma y se especializó en ecumenismo en el Instituto Bossey de Ginebra; ha sido profesor, rector, teólogo y obispo. Veintiún años, a partir de 1975, los transcurrió en Santo André, donde se distinguió por su defensa de los trabajadores, su apoyo a los sindicatos y su participación en las huelgas como obispo responsable de la Pastoral Obrera en todo Brasil. En cambio, en 1996 fue nombrado arzobispo de Fortaleza, en Ceará. Durante sus dos años de ministerio fue responsable de la familia y la cultura en la Conferencia Episcopal Brasileña en Brasilia. Fue entonces uno de los artífices del II Encuentro Mundial de las Familias con el Papa, celebrado en Río de Janeiro en 1997.

El 15 de abril de 1998, Juan Pablo II lo quiso como Arzobispo Metropolitano de São Paulo, donde impulsó la pastoral vocacional, la formación de sacerdotes y la evangelización de la ciudad. También es importante su papel en el campo de la comunicación de masas, porque la Iglesia – afirmaba – tiene que hablar a la ciudad, acercando a los católicos y llevando el Evangelio a las familias.

Wojtyla le creó cardenal el 21 de febrero de 2001. Luego participó en el Cónclave que eligió a Joseph Ratzinger en abril de 2005. Y en 2006 Benedicto XVI lo nombró Prefecto de la Congregación para el Clero, en sucesión del Cardenal Darío Castrillón Hoyos. En mayo de 2007, participó en la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano, más conocida como Conferencia de Aparecida, cuyo relator del documento final fue el cardenal Bergoglio.

En 2010, Hummes presentó su renuncia como prefecto y presidente del Consejo Internacional para la Catequesis, organismo dependiente de la Congregación, por límite de edad. El 29 de junio de 2020 fue elegido presidente de la Conferencia Eclesial Amazónica, establecida por una asamblea web especial como "instrumento eficaz" para poner en práctica muchas de las propuestas surgidas del Sínodo y convertirse en "un puente que anime otras redes e iniciativas eclesiales y socioambientales a nivel continental e internacional". Esto es lo que intentó hacer Dom Cláudio hasta los últimos días de su vida terrenal. (Con información Vatican News)