Jueves, 20 Febrero 2020

I Iglesia América

Nicaragua, iglesia sitiada y fieles prisioneros

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Nicaragua.- La Policía Nacional y paramilitares mantienen sitiada desde el jueves pasado la iglesia de San Miguel Arcángel en Masaya, Nicaragua.


Al comenzar a llenarse la iglesia para la celebración de una misa para pedir por los presos políticos, la Policía Nacional decidió cercar la iglesia evitando el ingreso de personas, quedando atrapadas 10 mujeres madres de los prisioneros políticos, el Padre Edwin Román y su asistente. A raíz de esto las madres de los pesos políticos que quedaron atrapadas iniciaron un ayuno pidiendo la liberación de sus hijos y ante esto las autoridades del país cortaron los servicios básicos de agua y luz, además de no permitir el ingreso de medicinas, agua y alimentos, esta acción fue condenada fuertemente por las Arquidiócesis de Managua, Masaya y Carazo, y también por el Gobierno de España y la OEA.


El domingo el Padre Edwing celebro la eucaristía con las madres de los presos políticos y se publicó en la página de Facebook de la Arquidiócesis de Managua una foto del padre Edwing con la leyenda de: "Nuestra fuerza está en la oración". Además, el cardenal arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, el domingo pasado recordó la nota de prensa del viernes pasado, en la que se exigía el restablecimiento de los servicios básicos condenando el acoso que se realiza sobre esta parroquia.


El cardenal se encuentra realzando las gestiones necesarias para poder ingresar a la parroquia, mientras tanto en la misa que celebro el sábado en la parroquia de Nuestro Señor de Veracruz, pidió a los fieles orar por el padre Edwing y las madres que se encuentran encerradas, Señalo:

"he hablado en manera permanente desde que supe que tenían rodeada la parroquia con el padre Román y le he prometido orar por él para que el Señor le de fortaleza, y por la arquidiócesis, para ser todos promotores de la paz, de la reconciliación entre todos, y que el Espíritu Santo nos de la lucidez para evitar esta confrontación, estos señalamientos que pueden hacer mucho daño a la comunidad y a la Iglesia".


Mientras todo esto sucede las madres de los prisioneros continúan con su huelga de hambre y en un audio que grabo una de ellas explican q1ue ya presentan signos de debilidad por el ayuno, mientras que el padre Edwing presenta deshidratación.

En el Ángelus del domingo el cardenal Brenes recordó la frase del Papa donde nos invita a responder el odio con amor y a las ofensas con perdón.