Lunes, 27 Septiembre 2021

I Iglesia Mundo

Proyecto de la Iglesia española: 'Ni conservadores ni progres'

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Madrid, España.- El episcopado español ha presentado su proyecto global de pastoral para los próximos cinco años en los que los obispos buscarán fortlecer una opción misionera y una salida a la plaza pública para 'deconstruir' el actual modelo antropológico que persiste en la sciedad europea.

El documento fue presentado por el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, quien aseguró que en las orientaciones pastorales hay todo un proyecto global que involucra a los espacios de creación de cultura y entretenimiento, incluso "series, ídolos y artistas de televisión", que respondan ante las diveras presiones ideológicas de organismos supranacionales. 

En la presentación de las líneas que inspirarán la labor de la Iglesia española hacia el 2026, el obispo Argüello cuestionó severamente las decisiones del gobierno español y del cuerpo legislativo que utilizan estrategias de confrontación y división mientras socavan el valor de la familia como institución a custodiar por el Estado:

"Como Iglesia, nos despistamos al pensar que los temas de defensa de la vida y de la familia corresponden a una carpeta diferente a la factura de la luz", reflexionó Argüello sobre las recientes críticas a la administración de los bienes de la Iglesia en manos de obispos, sacerdotes, casas religiosas y diócesis y a las que han destinado muchos esfuerzos institucionales para atender.

El obispo por ello pidió a los católicos a no dejarse llevar por la dinámica de "conservadores y progres" cuando la apuesta de la Iglesia buscar ser integral e integrar a todos mediante "el encuentro, la reconciliación y el diálogo".

Por su parte, el cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de la CEE, Juan José Omella, reflexionó sobre la preocupación central de la Iglesia por evangelizar el mundo actual. Y, ante las dificultades planteó la urgencia de trabajar "la nueva evangelización, los nuevos métodos, lenguajes y el ardor [pues] la Iglesia es casa de acogida de todos para dar a conocer el mensaje de Jesús".

Omella afirmó que la labor evangelizadora nunca ha sido sencilla y puso de ejemplo a los cientos de misioneros y evangelizadores en regiones apartadas: "Ellos nos enseñan a decir: Yo no me acobardo". Por el contrario, el cardenal invitó a seguir este ejemplo "frente a los vientos que soplan en la sociedad".

"No podemos caer en decir lo mal que está esta casa y esta sociedad, lo que queremos es arreglarla", sentenció el arzobispo.

En la presentación el propio secretario general Argüello reconoció que los episodios de abuso sexual dentro de la Iglesia y algunos casos nagativos sobre la administración de los bienes son "dificultades para ser testigos en la plaza pública" a donde se quiere salir a compartir la esencia del Evangelio:

"Afortunadamente no depende el anuncio del Evangelio solo de nuestra coherencia, sino que está sostenido por la presencia del Señor". Y confió en que el proyecto global logre la ansiada "conversión pastoral que es conversión de las personas y de las instituciones".