Martes, 25 Febrero 2020

I Iglesia Mundo

Justicia, equidad y moral, indispensables en organizaciones internacionales

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ciudad del Vaticano.- El representante de la Misión Permanente de la Santa Sede ante los organismos de Naciones Unidas, Fernando Chica Arellano, aseguró que la sociedad espera de los organismos internacionales actitudes morales respecto a la búsqueda de justicia y equidad humana.

Durante el seminario “Liderazgo, ética y cooperación internacional” convocado por la propia Misión de la Santa Sede ante la FAO y la fundación vaticana Joseph Ratzinger Benedicto XVI realizado en Roma, Chico Arellano insistió en un llamado a los representantes de los organismos internacionales para que “la sed de equidad y justicia” sea atendida desde una “moralidad” que garantice la protección de la humanidad.

El representante diplomático aceptó que hay grandes problemas que debe enfrentar la comunidad internacional, principalmente aquellos necesitados de justica; pero aclaró que, la ausencia de moral en los organismos internacionales, propicia “oleadas de populismo, nacionalismo y aislamiento, las cuales amenazan la estabilidad del orden jurídico internacional y la capacidad de la comunidad internacional para hacer frente a las amenazas políticas".

Chico Arellano alertó de los movimientos ideológicos que van en aumento en varias partes del mundo y afirmó que, sin perspectiva ética y moral, sólo van “oscureciendo la escena pública, disminuyendo o aniquilando las grandes preguntas que todavía afligen a la sociedad, como el fenómeno de la movilidad humana, el cambio climático, el aumento de las desigualdades y la pobreza”.

También invitó a las organizaciones intergubernamentales para renovar sus liderazgos, combatir la corrupción interna, la apropiación indebida y el mal desempeño. Confió en que cada una de las organizaciones supranacionales son indispensables para atender los desafíos actuales, pero “si traicionan los principios de moralidad y las normas de justicia social, sólo provocarán una desafección de las personas a las instituciones”.

Fernando Chica promovió una lectura ética basada en la persona para las organizaciones; que apoye el desarrollo de todos los pueblos, que sea un lugar de encuentro y diálogo entre múltiples identidades. (Fuente Vatican News)