Viernes, 27 Noviembre 2020

I Iglesia Mundo

A un mes de la tragedia, enviado pontificio declara: "Beirut renacerá de las cenizas"

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Beiut, Libano.- A un mes de la trágica explosión en el puerto libanés, el papa Francisco ha enviado a través de su secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, un mensaje para que el adolorido pueblo y la nación en crisis encuentre la reconstrucción de su patria a través del diálogo y la solidaridad.

El cardenal Parolin externó el breve mensaje del Papa durante la jornada dedicada a la oración y el ayuno por el Líbano convocado por las autoridades eclesiásticas de la nación mediterránea.

Francisco exhortó a los creyentes "a confiar en la fidelidad de Dios" y en su mensaje convertido en oración elevó sus plegarias por el pueblo libanés: "Te damos gracias por tu amor expresado a través de la solidaridad de muchos. Te confiamos nuestro país, el Líbano, con su pueblo, sus líderes religiosos y políticos y sus jóvenes, que realice su vocación como mensaje de paz y fraternidad a la que lo has llamado. Amén".

 

 

El secretario de Estado acudió a la iglesia maronita de San Jorge, devastada por la explosión del pasado 4 de agosto. En este sitio, Parolin coincidió con los líderes religiosos de la ciudad para conmemorar juntos la tragedia: "Vengo a su ciudad histórica -dijo el cardenal- para expresar la cercanía de la Iglesia Católica en todo el mundo... Estando a su lado, encontramos el valor para gritar juntos: Basta. Nuestro sufrimiento puede ayudarnos a purificar nuestras intenciones y fortalecer nuestra determinación de vivir juntos en paz y dignidad, de buscar una mejor governance que promueva la responsabilidad, la transparencia y la responsabilización. Juntos podemos derrotar la violencia y todas las formas de autoritarismo, promoviendo una ciudadanía inclusiva basada en el respeto de los derechos y deberes fundamentales".

Posterior al encuentro, el purpurado acudió al Santuario de Nuestra Señora del Líbano en Harissa para la celebración de la Misa donde expresó: "Los libaneses reconstruirán su país, con la ayuda de los amigos y con el espíritu de comprensión, diálogo y convivencia que siempre los ha distinguido".

Reconoció que el pueblo libanés ha sabido resistir diversas tragedias y que tiene capacidad de salir adelante: "La reconstrucción del Líbano tendrá lugar no sólo a nivel material. Beirut, 'madre de las leyes', renacerá de sus cenizas, siendo testigo del nacimiento de un nuevo enfoque de la gestión de los asuntos públicos. Todos esperamos que la sociedad libanesa se basará mayormente en el derecho, los deberes, la transparencia, la responsabilidad colectiva y el servicio al bien común", concluyó.