Sábado, 04 Julio 2020

I Iglesia México

Ante dificultades, confiemos en que Dios dará luz a nuestros dirigentes: cardenal Suárez Inda

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Morelia, Michoacán.- En una ceremonia especial por las víctimas en México, el cardenal Alberto Suárez Inda, arzobispo emérito de Morelia, pidió a los fieles depositar las necesidades del país en la Virgen María e hizo una especial solicitud para que en medio de las discusiones y posturas diferentes actuales: “Confiemos que Dios dará luz a nuestros dirigentes y a los pastores de la Iglesia para que actuemos con prudencia, responsabilidad, sabiduría y caridad”.

Desde el Seminario de la Arquidiócesis de Morelia, el cardenal Suárez presidió una celebración Eucarística con ocasión de la Fiesta de la Virgen de Fátima y por los fallecidos a causa de la pandemia de coronavirus COVID-19 en México.

“La Palabra de Dios siempre nos ilumina, nos fortalece y nos consuela. Se nos dice que ya en tiempo de los primeros cristianos hubo también situaciones difíciles, posturas radicales y altercados… En esta situación difícil que vivimos hora también hay posturas diferentes, hay discusiones y opiniones diferentes. Qué importante es que confiemos en que Dios dará luz a nuestros dirigentes”, apuntó en su homilía.

Recordó que, como con los paganos cuando solicitaron su admisión a la Iglesia, el apóstol san Pablo aportó una prudente decisión: “Que no se les exija más de lo necesario”. Por ello, lo necesario es actuar con prudencia, responsabilidad, sabiduría y caridad en estos momentos de crisis.

El cardenal Suárez recordó que los católicos confían en que “la intercesión de la Virgen María es tan poderosa que hoy recurrimos a ella: "Hoy María presentará ante Jesús nuestras necesidades, nuestra angustia y nuestras penas, pero también nuestras esperanzas. Confiemos en la intercesión poderosa de María”.

En la ceremonia se hicieron preces por los desempleados, por los que han muerto a causa de la pandemia y el cardenal Suárez elevó sus oraciones por la misericordia y bondad de Dios para aquellos que perdieron la vida como causa del COVID-19.

“Y a los médicos; pido la misericordia de Dios, para que sean guiados con sabiduría y por medio de sus conocimientos curen a los enfermos”.

Hasta el 13 de mayo, los informes globales de coronavirus indican que esta epidemia ha afectado a más de cuatro millones de personas y ha dejado más de 293 mil fallecidos.