Martes, 30 Noviembre 2021

I Iglesia México

'Que la incertidumbre no se apodere de nuestra vida': arzobispo Cabrera

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Monterrey, NL.- A pesar de que la pandemia provoca ansiedad e incertidumbre en la mayoría de los mexicanos, "no debemos permitir que esos sentimientos se apoderen de nuestra vida, debemos seguir adelante, haciendo lo que nos corresponde" invitó el arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López.

En su mensaje dominical, el arzobispo reflexionó sobre los "momentos en nuestra vida en los que llegamos a pensar que todo lo que hemos hecho es en vano, que el trabajo realizado no rinde los frutos esperados y que no vale la pena seguir adelante"; advirtió lo sencillo que es para la gente enfocarse en las desgracias: "Vemos un panorama ensombrecedor y caemos en el desánimo, en la depresión, rodeando nuestro entorno de pesimismo y negatividad".

Por ello, Cabrera recordó que la palabra de Dios invita "a no caer en la desesperación, a revivir la esperanza en nuestra vida y seguir adelante, esperando la manifestación gloriosa de nuestro Salvador, Jesucristo".

El arzobispo explicó que no se trata de evadirse de la realidad "sino de establecer acciones solidarias, principalmente en el seno de la familia". Abundó en la necesidad de que las familias mexicanas vivan en unidad, en comunión, para encontrar soluciones en las que todos los integrantes participen: "Hay que enfrentar esta situación con inteligencia y valentía".

Finalmente, Cabrera López se regocijó por los 20 nuevos candidatos al sacerdocio que se incorporarán al proceso de formación y discernimiento de su vocación sacerdotal:

"En relidad eperábamos mucho menos a causa de la pandemia; pero Dios es grande con nosotros y, en medio de todas las difiultades, estos jóvenes se han animado a iniciar su preparación para que, si Dios lo quiere, sean sacerdotes".

El seminario diocesano de Monterrey reanudará actividades a finales del mes, con rigurosos protocolos y medidas para reducir riesgos de contagio, los profesores sacerdotes que viven dentro del seminario realizarán las clases presenciales con los seminaristas; mientras, el profesorado externo, dará las clases en línea.