Viernes, 27 Noviembre 2020

I Iglesia México

Dispersan a campesinos que fueron bendecidos en su clamor por agua concesionada

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Chihuahua, Chih.- Tras una semana de plantón frente al Palacio de Gobierno, la manifestación de un centenar de campesinos locales fue dispersada con todo y Virgen de Guadalupe por miembros de la fuerza pública luego de que no se llegara a un acuerdo por la extracción de agua de las presas El Granero, La Boquilla y Las Vírgenes que afecta la actividad agrícola en el estado.

La manifestación popular de campesinos rechaza las medidas de control del agua concesionada por parte de las autoridades estatales y federales; y apenas el domingo pasado había recibido la bendición de un sacerdote católico.

Los trabajadores del campo cumplieron siete días de plantón a las afueras del Palacio de Gobierno de Chihuahua en espera de una audiencia con el gobernador Javier Corral. Su clamor es por el acceso al agua para sus actividades agrícolas dado que en septiembre se debe comenzar la siembra de varios productos del campo para iniciar el ciclo 2021.

La manifestación de campesinos de Chihuahua ha estado acompañada desde el inicio por una imagen de la Virgen de Guadalupe y la consigna “sin agua no hay vida”. En el campamento, los campesinos fueron visitados por un sacerdote quien bendijo a los manifestantes y a sus familias:

“Los trabajadores del campo fueron sorprendidos por el sacerdote que llegó por la calle Aldama dándoles la bendición y aspergiendo agua bendita”, relataron los medios locales y ahondaron: “los campesinos se retiraron sombreros y cachuchas para destinar uno minutos para agradecer a Dios”.

El conflicto por la extracción de agua de las tres presas viene de meses atrás e incluso ha dejado episodios violentos como el vivido a mediados de julio cuando miembros del Ejército y la Guardia Nacional dispararon balas de goma y gas lacrimógeno a los campesinos que pretendían impedir la extracción de agua de la presa Las Vírgenes; aseguran que el volumen de líquido restante afecta las actividades productivas agrícolas.

Para las autoridades federales, la Comisión Nacional de Agua, la extracción del agua de la  presa corresponde al pago de 436 millones de metros cúbicos que México debe a los Estados Unidos debido al Tratado de Límites y Aguas de 1944; aunque los campesinos acusan que el gobierno también extrae agua para Nuevo León y Tamaulipas.

En el conflicto, aún se encuentran tomadas dos casetas de peaje en Camargo y Ojinaga.